OFERTA ACADÉMICA EN GASTRONOMÍA
Cursos de Gastronomia en Bolivia

Gastronomía

Los cursos de Gastronomía del Instituto IGA brindan capacitación en cocina Nacional e Internacional y aportan los conocimientos necesarios para alcanzar la excelencia como profesional de la Alta Cocina.

Cursos de Pastelería en Bolivia

Pastelería

Nuestros cursos de pastelería instruyen sobre la utilización de nuevas técnicas de pastelería y patisserie, y la implementación de materias primas de vanguardia. Los alumnos de nuestros cursos de pastelería aprenderán a realizar postres, tortas y productos de panificación, y materias relacionadas de administración y marketing gastronómico.

Cursos cortos de cocina en Bolivia

Cursos Cortos

Los cursos cortos de cocina de IGA ofrecen capacitaciones rápidas y de alta calidad para apasionados de la cocina, la repostería, la pastelería otros temas vinculados al área gastronómica. También son una interesante oportunidad para quienes se quieran iniciar como sommelier o bartenders.

Cursos de cocina para niños en Bolivia

Cocineritos

Nuestros cursos de cocina para niños enseñan de manera práctica y entretenida los secretos de la buena cocina. Los chicos aprenderán técnicas culinarias y la utilización de distintas materias primas trabajando en grupo junto a sus pares. Son cursos ideales para niños que quieran dar sus primeros pasos en el arte culinario.

CONTACTATE CON IGA - INSTITUTO GASTRONÓMICO
✓ Válido

* Teléfono celular de preferencia

NOVEDADES

Estudia Gastronomía en IGA y sé un chef estrella

Si te gusta cocinar, y te ha tentado la idea de sumergirte en el mundo de olores, sabores y texturas de la gastronomía, en IGA tenemos la opción indicada para que te conviertas en un chef de excelencia.

Mise en place, el arte del orden en la cocina

Constantemente nos dicen que para optimizar el trabajo debemos mantener el orden. Pues esto en la cocina no es solo una idea, es una necesidad. A continuación, te contamos todo sobre el Mise en place.

Día del Trabajador Vitivinícola

Inicios La historia del vino y su producción ha evolucionado paralelamente con la historia de la humanidad. Los inicios del cultivo de la vid (planta de uvas: vitis vinifera sylvestris) y las bebidas del jugo de uvas con azúcares añadidos ya se realizaban desde los años 6.000 a.c. La uva es un fruto con tendencia natural a fermentar, por lo que el descubrimiento el vino pudo producirse por casualidad, cuando alguien dejó olvidadas unas uvas en algún recipiente, éstas fermentaron y luego alguien probó el caldo resultante. El origen del vino se encuentra en la vitis vinífera, de la que se dividieron 3 tipos: las sultanas (sin semillas), las corintias (también sin semillas) y la vitis occidentalis, antecesor de las uvas que conocemos hoy para elaborar vino. El Vino en la cocina Sabemos que el vino es un acompañante perfecto para maridar con distintos platos de comida, pero primero queremos hablar sobre el vino como ingrediente en los más deliciosos platillos. ¿Qué vino seleccionar a la hora de cocinar? Los vinos utilizados en tus recetas deben ser siempre de la mejor calidad y estar bien conservados, ya que la pérdida de pigmentación o el desequilibrio en su acidez puede afectar los sabores. Una de las normas básica de la gastronomía es acompañar cada plato con el vino que se ha utilizado para cocinarlo, entonces ¡Escojamos uno bueno! El conocimiento de vinos es fundamental en las artes culinarias, ya que debemos tener nociones de cuáles tienen más cuerpo o más pigmento para ciertos platillos, y equilibrar los taninos del plato con los del vino. Armonizando la acidez de vinos blancos con el exceso alcalino de algunas recetas. Con la práctica y el uso inteligente del paladar, llegarás a descubrir los mejores “casamientos” o combinaciones. ¿Carnes rojas, vinos tintos. Carnes blancas, vinos blancos? Este es uno de los mandamientos de la cocina clásica del siglo XIX, pero los tiempos cambian, y la aparición de nuevas variedades de uvas y vinos han hecho que evolucionemos. Sin embargo, lo más importante es el gusto personal; en la comida, como en la vida, hay que ser creativos. Siempre es importante tener en cuenta que el vino debe acompañar a la comida, y no competir con ella. Manos a la obra Si cocinas pescado o pollo, una buena salsa con vino blanco quedará estupenda. Claro que siempre habrá excepciones, como el salmón. Al fin y al cabo, cualquier pescado carnoso y fuerte va muy bien con una salsa de vino tinto. El pescado suave y tierno lo dejamos para salsas con vino blanco, mientras que los vinos rojos se funden muy bien con salsas para hervir carnes rojas. Lo más importante durante la cocción de alimentos con vino es que éste pierda la pigmentación y astringencia. Mientras más seco y amargo sea el vino, más color desprenderá durante la cocción. Esto solo pasa cuando cocinamos proteínas, mientras que si cocinamos el vino solo o con verduras, éste no se clarificará. En la preparación de salsas no recomendamos usar vinos de poco color, y tampoco los rosados, ya que quedarán demasiado ácidos. Por el contrario es mejor elegir vinos de intenso color, de un rojo rubí o ciruela profundo, y lo menos ácidos posible. Los 3 usos más conocidos del Vino en la cocina Primero, se utiliza para marinar carnes, ya que sirven para ablandarlas y les da un sabor espectacular. También se usan para preparar salsas, mediante la reducción. Y por último, en el caso de los vinos fortificados, como el Marsala, se utiliza al finalizar una receta para asegurar que su intensidad no opaque a los demás ingredientes. Consejos para las salsas con vino Siempre debes cocinar el vino con trozos de carne o con caldo de carne. No dejes que éste se cocine solo para luego agregar las proteínas, ambos ingredientes deben cocinarse juntos. Para salsas poco espesas te recomendamos cocinar el vino con la carne o caldo por 20 o 30 minutos, si no luego no se lograría una salsa bien líquida. Si la salsa resulta muy ácida o fuerte mezcla con un poco de manteca o espasala ligeramente con algún puré de vegetales, maicena o harina. El maridaje ideal ¿Existe el vino perfecto para cada tipo de comida? Sí y no. Los platos de sabores fuertes se maridan con vinos con cuerpo, para que potencien los sabores. Los platos ligeros son ideales con vinos de poco cuerpo y sabor suave, con un toque ácido de acompañe y refresque. Esa es la teoría básica, pero entre estas dos reglas hay un millón de matices que podemos conseguir. También depende del paladar y el gusto de la persona, por eso lo que resulta perfecto para unos no lo es para otros. Recomendaciones que nunca fallan Quesos Los quesos tiernos y grasos van con los vinos blancos con cuerpo, o bien secos ligeros. Para los quesos azules de aroma y sabor fuerte lo mejor son los vinos tintos de tonos ligeros pero afrutados. Por otro lado, los quesos curados maridan con tintos potentes y maduros, pasados por barrica. Encurtidos y frutos secos para estos alimentos lo ideal es servir vinos generosos, como los de jerez, los oporto y madeira pasados por barrica, y el marsala italiano. Ensaladas Vino rosado o blanco seco con aroma frutal, pero nunca uno de toque dulce. También puede funcionar uno blanco con un toque de acidez. Paellas y arroces Para estas comidas servimos vinos blancos ligeros y secos, con aromas frutales. También podemos usar tintos ligeros de grado bajo, pero con aromas. Mariscos Este tipo de comidas tienen una gran variedad de sabores. En general se maridan con vinos blancos, incluso con los dulces y florales. Desde blancos secos y ácidos hasta untuosos y pasados por barrica. Los rosados también son una buena opción. Carnes rojas Acá podés jugar con todos los tintos, de distintas variedades de uvas de sabor potente. Vinos curtidos y maduros como los riojas y riberas. Desde los crianza hasta los gran reserva. Carnes blancas El pollo o pavo asado o a la plancha maridan bien con vinos blancos secos pero no ácidos. En el caso de guisos con salsas nos decantamos por los blancos ligeros o medios, jóvenes, pero de variedades potentes. Carnes frías Con carnes frías nos referimos a un carpaccio, un roastbeef, o incluso embutidos variados. Para estos funcionan bien un blanco seco, así como tintos ligeros. También pueden maridar muy bien los rosados, pero conviene evitar los tintos potentes ya que pueden enmascarar el sabor de la carne. Pescados blancos Los pescados blancos y a la plancha casan muy bien con los blancos secos ácidos: el ribeiro, el verdejo o el txakolí, pero también con los de tonos más dulces como el albariño. También los rosados tienen cabida en estos casos e incluso algún tinto de tonos muy suaves, solo si el pescado va en guiso. Pescados grasos Pescados como el atún, la caballa, el salmón o la trucha, maridan muy bien con vinos blancos mediterráneos, o bien con vinos tintos ligeros: rioja joven o ribera, pero que no tengan un cuerpo excesivo. Legumbres Las legumbres son alimentos deliciosos y saludables, además de un gran maridaje para el vino tinto. La elección del tipo de tinto dependerá de la intensidad del plato en cuestión. Si es un guiso suave con verduras, escoge un tinto joven; si por el contrario es un guiso intenso, con carnes y embutidos, puedes optar por crianzas y reservas. Postres dulces Para disfrutar de un momento dulce elegiremos un vino también dulce: el moscatel, la mistela o la malvasía, pasando por un riesling alemán de grado, un sauternes francés o un tokaji húngaro. Un oporto o un madeira, ambos jóvenes, también resultan aptos en este caso. Chocolates y postres de cacao o café El chocolate y el café son perfectos para disfrutar de un vino tinto potente y con cuerpo, que no sea excesivamente afrutado. El contraste resulta espectacular, ¡créenos! No obstante, el maridaje es al fin y al cabo una cuestión de gustos. Elegir unos u otros vinos para preparar o acompañar a los platos dependerá del tipo de alimentos que vayamos a preparar, la forma en la que los prepararemos y del gusto de nuestros comensales. ¿Te gustó este artículo? Contanos cuál será tu próxima preparación y con cuál vino la prepararás o maridarás.

IGA te cuenta qué se necesita para ser un chef de excelencia

Ser un gran chef es la meta de todo estudiante de cocina, es por ello que a continuación te decimos los ingredientes claves que diferencian a un buen cocinero de un chef sin igual.